Consolas

Xbox One sin Kinect por 399 euros

Xbox One sin Kinect

Microsoft ha anunciado recientemente que su consola de nueva generación, Xbox One, se venderá también sin Kinect por un precio de 399 euros, 100 euros menos de lo que la podemos adquirir con Kinect incorporado. A partir del día 9 de junio tendremos ambas opciones en el mercado.

Con y sin Kinect

La opción que, a priori, parecía más lógica, es que Microsoft ofreciera a sus usuarios la posibilidad de hacerse con su consola Xbox One tanto con Kinect como sin él, pero hasta hace muy poco ni siquiera teníamos noticias de que la opción de adquirirla sin él iba a ser posible. Aunque se ha hecho de esperar, Microsoft finalmente parece haber recapacitado, no sabemos si impulsada también por su derrota en cuanto a ventas en comparación con su mayor competidora actualmente, la PlayStation 4.

A partir del próximo día 9 de junio podremos hacernos con la Xbox One sin el sensor de movimiento (que muchos usuarios ya han manifestado no querer). El precio que tendrá será de 399 euros, exactamente lo mismo que la PlayStation 4, con lo que, viendo esto, quizás futuros compradores se decanten por la consola de Microsoft. Por tanto nos parece una muy buena estrategia, no solo para ofrecer la posibilidad de hacernos con ella sin Kinect, sino para igualarla en precio a su mayor competencia.

Kinect, ¿algo imprescindible?

La propia compañía aseguró que Kinect era imprescindible para disfrutar casi todos sus juegos, por eso hasta ahora no había pensado en vender la consola sin él. Y no solo se ha pensado en esto, sino que, cuando salga al mercado Kinect 2, ya se ha anunciado que podrá adquirirse por separado, de modo que los jugadores que opten por comprar la consola sin él y, finalmente, se den cuenta de que disfrutarían más de la experiencia con el sensor, podrán adquirirlo a partir de otoño de manera individual.