Informática

Twitter: ¿ascenso abrupto y trágica caída?

En el 2006 surge esta adictiva mezcla de red social y microblogging que permite a sus usuarios mantenerse en contacto con su círculo de seguidores y perseguidos de una forma sencilla e innovadora.

Con un límite máximo de 140 caracteres puedes transmitir desde la más importante noticia del momento hasta el más banal de tus pensamientos; todo desde varios canales de comunicación: el sitio Web de Twitter, tu móvil, tu Messenger, Facebook o alguna de las cientos de aplicaciones externas que se han desarrollado a partir de que sus creadores dieran su API (conjunto de instrucciones que permiten implementar Twitter de diversas maneras y así poder brindar diferentes servicios).

Entre sus usuarios y aquellos que al menos se han asomado alguna vez a ver de que se trataba, podemos encontrar las más diversas opiniones. Hay quienes, como decíamos al principio de esta nota, lo consideran absolutamente adictivo y no se imaginan un día de su vida sin poder leer todo lo que Twitter les informa a diario. También hay un gran número que ha pesar de haberlo intentado no encuentran en esta red social un sentido que trascienda el simple hecho de poder mandar mensajitos insustanciales a otras personas que a su vez hacen lo mismo todo el tiempo.

La verdad, como en casi todas las cosas de la vida, está en el punto medio de estas dos visiones. Twitter es un servicio que ha crecido de una forma abrumadora en muy poco tiempo y eso incluye avances tales como su uso por parte de los medios de comunicación masiva más reconocidas del mundo. Un ejemplo de ello es ELPAÍS.com, CNN, Reuters, BBC, SkyNews y New York Times; entre otros, que ya están enviando sus principales noticias a través de este medio.

Pero, como siempre hay un pero en las cosas que crecen tan abruptamente, hace unos meses que Twitter está dando serios dolores de cabeza a sus fieles usuarios debido a los, cada vez más habituales, periodos de inactividad del servicio.

Ante los requerimientos de explicaciones acerca de estos inconvenientes han surgido varias respuestas. Entre ellas la más considerable parece ser el abarrotamiento de aplicaciones que surgen diariamente para ser usadas con el fin de alcanzar una mayor funcionalidad. Al parecer la plataforma de Twitter no fue creada con la idea del crecimiento exponencial que ha tenido.

En estos días se ha leído que los ingenieros de software de la compañía están trabajando denodadamente en la ampliación de la arquitectura actual que el servicio está utilizando y desde la empresa afirman que tienen la intención de sustituir el actual sistema componente por componente si fuera necesario. Esto obviamente requerirá demasiado tiempo para los ingenieros y para los usuarios. Por lo que, posiblemente, nos encontraremos con un largo período de inactividad o fallos repetidos.

Cambiará entonces la pregunta característica de Twitter: “¿Qué estás haciendo?”, por una nueva que diga: “¿Adónde irás si Twitter muere?”.

Fuente: ReadWriteWeb | Imagen: Emilcar