Informática

Secrettweet y los mensajes anónimos en Twitter

Que Twitter es un éxito rotundo en la Web 2.0 ya es un secreto a  voces, a pesar de los muchos que siguen intentando restarle méritos, el sitio de microblogging se ha posicionado entre los de mayor crecimiento del último año; sumando día a día un  millar de nuevos usuarios.

Ahora bien, como en todos los casos, en torno a este suceso también se han desarrollado un centenar de aplicaciones que han conseguido sus propios réditos con el simple hecho de prestar un servicio a los fans de Twitter, ya sea para que puedan Twittear desde su móvil o para que lo hagan desde una pequeña pantalla deslizable desde un rincón del navegador.

Algunas con más conquistas, en cantidad de usuarios y en cantidad de dinero ganado, que otras; aunque para ser sinceros, hasta las más insignificantes y con menos poder de convocatoria ha sumado para sus propias arcas un buen margen de beneficios.

Ese bien puede ser el caso de Secrettweet.

Secrettweet es un sitio web que fue creado hace casi un año y que comenzó, como la mayoría de estos sitios, como una broma entre amigos adolescentes; pero al transcurrir los días, si bien su reconocimiento en la red no fue explosivo, se puede decir que ha cosechado un buen número de usuarios.

Desde Secrettweet lo que puedes hacer es enviar a Twitter lo que desees, pero en forma anónima; de ahí el origen de su nombre, ya que esta capacidad de encubrir la identidad de los usuarios se presta significativamente para que los envíos que se hacen desde el sitio sean confesiones inimaginables, secretos que ya no desean ser guardados o bromas de todos los tonos y tenores.

Desde que Kevin Smith y sus amigos la pusieron en línea, en abril de 2008; hasta el día de hoy, Secrettweet ha convocado un total de 13.000 seguidores. Un número que para cualquier twittero que se precie de serlo es más que importante.

La metodología es bien sencilla, ya que lo que Secrettweet te permite es enviar el mensaje que desees pero a través del usuario @secrettweet; para esto Kevin, su creador, se ocupa incesantemente de chequear y filtrar los envíos, desechando todo tipo de spam, frases relacionadas con situaciones legalmente comprometedoras y aquellas que claramente son enviadas por menores de 18 años.

Con apenas 21 años Kevin ha descubierto que si bien un sitio así no lo ha hecho millonario, ya puede contar con importantes ingresos gracias a todo lo que a través de él se consigue,  como por ejemplo, la venta de camisetas con el logo del sitio.

Una broma adolescente que gracias a la adictiva Web 2.0 se ha convertido en un fantástico negocio para su joven creador.

Fuente: elpais      |       Imagen: Twitdom