Informática

Programas crackeados

Todos sabemos que los programas crackeados, también llamados soft parcheado, son modificados para que el usuario no necesite estar demasiado atento, ya sea desde el ingreso de las claves, hasta las actualizaciones (ejemplos: antivirus, sistemas operativos). Un verdadero peligro y un sinfín de posibilidades para los virus y gusanos, de hacer de nuestros ordenadores, lo que les plazca.

La costumbre es ley
La cultura de instalar programas “no originales” se volvió una costumbre, difícil de erradicar. Y lo anecdótico, es que la mayoría de estos usuarios, catalogan y hablan de seguridad y protección, cuando sus bases son programas cuyos códigos fuentes de los ejecutables, son alterados para dar larga vida a ese software.
Pero el problema más serio, además de estar utilizando software en forma ilegal, tiene que ver con que los creadores de gusanos y virus varios, saben de esta condición en los ordenadores, a la hora de atacar su débil protección.

Conciencia de todos
De nada sirve que las grandes compañías de antivirus, laboratorios de análisis y estudios, sistemas operativos vanguardistas y un sinfín de portales y anuncios sobre la llegada inminente de nuevos ataques, sean efectivos, si el usuario, al menos no instala una versión original.
Todos deberían saber, que para desarrollar un software (sea el que sea) se necesita de una cantidad interesante de ingenieros, los cuales cuidan minuciosamente cada uno de los detalles para que dicho soft, carezca de anomalías.
Ahora, si a ese soft, personas que desconocemos, alteran sus ejecutables, liberan las actualizaciones, y vaya a saber uno cuantas cosas más, cómo pretender o creer que nuestra PC tiene una protección adecuada.

Lo anecdótico
Muchas empresas de software tienen blogs oficiales, para dar a conocer las buenas nuevas de sus estudios, análisis y tendencias de lo que hay y lo que viene. Y no es de extrañar, que en cualquier charla de café, surja alguna opinión sobre que determinado antivirus es malo o que la protección es escasa, cuando no tienen idea alguna que su software, ya no es el mismo que hicieron sus fabricantes. Es por eso que Malware como Conficker  no deja de ser popular. Y esto es una clara evidencia de la escasa conciencia popular la débil seguridad a la que estamos expuestos.

Conclusión
Más allá de la conciencia de cada uno, de adquirir un software legal o no, lo que pedimos es que al menos, sepamos el origen del programa a instalar. Bajar un programa desde Internet, sin saber si realmente es lo que buscamos o no, más el manoseo que este recibe para que al instalarse no nos pida nada ya que viene con parches y cracks, no es bueno para nadie, empezando por el ordenador y su información. Señoras y señores, noticia de último momento: Comprar software original no es pecado. Y como dice un viejo refrán, lo barato sale caro.

  • Pingback: Malware camuflado en los Keygen en Optize