Hogar

Pack Chair, la silla ideal para visitas inesperadas

Para esta post voy a incurrir en una grave falta bloguera y voy a contar un poco de mi intimidad familiar, de más está decir que somos un clan numeroso y totalmente geek, adictos a la tecnología, la web 2.0 y cuanto cacharrito nuevo surja por allí; pero también es muy cierto que al ser una familia numerosa hay otras cosas menos tecnológicas que nos hacen falta y, por qué no decirlo, nos deslumbran cuando las vemos en sus versiones más freaks.

Un ejemplo de esto es, entre muchos que podría citarles, el número de sillas que hay en la casa; por mucho que una se esfuerce en tener el mobiliario al día y que además cuente con varios sillones, puff y sillas extras; lo cierto es que nunca parecen alcanzar cuando llegan visitas.

Imaginen lo que es mi comedor cuando, además, a mis hijos se les ocurre traer a sus amigos…

Hasta ahora las soluciones eran, o muy costosas o muy incómodas, ya que implicaban un espacio extra para almacenar sillas que sinceramente no tenemos.

Pero, como siempre digo, no todo está perdido; y siempre hay una mente brillante que trabaja para y por nosotros, como en este caso el diseñador François Azambourg, quien al parecer estaba igual que yo: harto de recurrir a familiares y vecinos por sillas extras cuando llegaban visitas de improvisto u organizaba una reunión en su casa.

Su fantástico invento recibe el nombre de Pack Chair, y se trata de un pack completo de sillas inflables empacadas en series de cinco al mejor estilo bolsa de dormir.  El punto fundamental de estas sillas textiles es que al retirarlas de su empaque para ser infladas esto no se realiza con aire sino con un líquido especial de poliuretano; ya que según su inventor esta sustancia soporta mejor el peso de una persona.

Por ahora solo se trata de un prototipo, por lo tanto se desconoce cuánto podrían llegar a costar si realmente fueran puestas en venta en el mercado.

Como era de esperarse ya se rumorean numerosos chistes sobre su utilización para suegras de peso pesado; pero eso es harina de otro costal ;)

Fuente e imagen: Gizmodo