Frikadas

Noriko-san, para dormir tranquilo en los trenes

Depositphotos_36974269_m

Viajar durante las jornadas laborales en tren es algo que solamente los que lo han hecho saben el sueño que suele dar, el dulce traqueteo y el suave vaivén de los vagones inevitablemente nos invitan a dormir, aunque más no sea, una pequeña siesta.

El problema es cuando, además de usuario de tren y trabajador cansado, tienes el sueño muy pesado y profundo.

Parece ser que este joven japonés sufría las consecuencias de todas estas cosas, y por si fuera poco, se trata de un verdadero geek, inventor y artista de manga; su nombre es Pyocotan y su invento freaky es este aparato que patentó como Noriko-san.

Noriko-san es una máscara que recubre los ojos de quien la usa en tanto que a través de una pantalla electrónica situada sobre el frente de la misma se desplaza un mensaje comunicando al resto de los pasajeros el destino en el que debe bajarse.

Claro que, como podemos observar en el vídeo a continuación, el éxito de este invento depende en gran medida de la cortesía y solidaridad de los otros pasajeros. Esta primer prueba fue realizada en la línea Yamanote de Tokio y el propio Pyocotan es quién utilizó por primera vez el Noriko-san en público:

En el vídeo podíamos ver cómo el propio Pyocotan una vez a bordo coloca su máscara Noriko-san y se dispone a dormir. En tanto en la pantalla de la máscara se despliega un mensaje que dice: “voy a bajar en la estación de Mejiro”.

Lamentablemente el joven Pyocotan no encuentra un público solidario para su primera prueba y esta fracasa rotundamente.

A pesar de este primer fracaso el inventor no se da por vencido y argumenta que todo depende de que la máscara se convierta en un dispositivo de uso corriente y la gente se acostumbre a esto, perdiendo de esta forma la vergüenza que según él les impidió actuar en ese momento.

Pero eso es algo que nosotros no podemos aventurar, por ahora solo se sabe de esta primer experiencia y que los costos para desarrollar el invento fueron de aproximadamente 150 euros.