Frikadas

Muy moderno, pero de divertido nada…

Sommelier looking to a wine glass

Si hasta hoy eras de los afortunados que dedicaban su vida a la dulce y gratificante tarea de catar vinos, nos vemos en la obligación de anticiparte que un equipo de científicos españoles y alemanes intenta boicotearte deliberadamente.

Un innovador aparato desarrollado por el equipo de científicos antes mencionado, haría las veces de “lengua electrónica” y sería capaz de medir la cantidad de azúcar, acidez y alcohol y a partir de esos parámetros determinar año de cosecha y tipo de cepa.

Sus creadores enumerando los beneficios de este aparato de seis sensores “gustativos” dicen que con su implementación se podrá hacer un control más efectivo y rápido.

Además de ser fácil de trasladar debido a su pequeño tamaño, se supone que podría ser fabricado a muy bajos costos.

Hasta acá todo muy instructivo y moderno, pero ni una palabra de lo aguafiestas que resulta usar una “lengua electrónica” para la deliciosa labor de catar vinos.