Video e imagen

Las 5 cámaras de la lomografía digital

Los defensores a ultranza de la lomografía jamás van a aceptar el arribo de las cámaras digitales diseñadas para lograr fotografías en efecto lomo digital. Sin embargo, esto no puede negar su existencia. Por eso, y a riesgo de que los amantes de la película química y la fotografía analógica nos dejen sus comentarios ofendidos, hoy veremos las 5 cámaras digitales para efecto lomo.

– Digital Harinezumi:
se puede decir que esta cámara ya consagrada como la “lomo digital” se destaca por su logro respecto de su estética fotográfica al mejor estilo Super 8. Conquistadora de cientos de miles en el mundo entero parece tener los días contados con el surgimiento de lo que sería el último modelo: Harinezumi Guru. Su precio está entre 150 y 180 euros.

– Yashica EZ F521:
con un diseño austero y cierta imitación a las tradicionales cámaras Holga, tanto que se la ha llamado la Digital Holga, esta compacta digital de gama ultrabaja de 5 megapíxeles y objetivo de plástico ha logrado convertirse en una pieza codiciada por no pocos adeptos al efecto lomo. Su punto fuerte es el anillo para el enfoque manual, el visor directo y los filtros. Su precio ronda los 100 dólares.

– Minimo-X:
extravagante casi hasta el ridículo, se trata de una pequeñísima cámara-llavero que a pesar de todo nos garantiza las mejores capturas de los momentos poéticos de la vida. Su mayor atractivo son los variados efectos que posee y el alto nivel de saturación que le da a las capturas. Además es compatible con filtros de gelatina y posee un modo doble exposición llamado “happy accident”. Se consigue en eBay por 80 euros aproximadamente.

– Digital Necono:
seguimos con otra muestra de cámaras exóticas, esta lo es por su forma de gato. Lo que no garantiza para nada una buena calidad fotográfica, más bien todo lo contrario. Lo que sí podemos destacar es la opción para “time-lapses”. Además de permitirnos adquirirla con un monitor independiente que hace las veces de base, con la que su precio llega a 195 euros, siendo de 160 euros sin este.

– Clap:
también forma parte del segmento cámara-llavero, o como le gusta llamarla a la firma SuperHeadz (su fabricante) “toy camera”. Se las consigue en una gran variedad de colores y cuenta con un conector USB para cargarla y para descargar las imágenes en el ordenador. Manejo ultra sencillo, precio accesible e imágenes desenfocadas con colores tan extraños como deseas lograr. Se consiguen en unos 55 euros.