FrikadasInformática

La red inalámbrica llega a España

España será beneficiada con la maravilla del WI-Fi público.

Serán 150 las ciudades que pronto podrán brindarles a sus pobladores el servicio de la conexión inalámbrica. La primera ciudad en recibir el honor en el país será Avilés, y el modo de financiarlo, pues como casi todo, con publicidad. Para tan grande proyecto, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) tiene bajo dura vigilancia cada caso, en un estudio rígido que según la conveniencia obtiene la aprobación o desaprobación de la implementación del Wi-Fi.

De esta manera la conexión con cable, que antes podía ser olvidada en bibliotecas, universidades, y en los edificios públicos, será totalmente eliminada del recuerdo de miles de españoles pues la conexión inalámbrica ahora se encontrará también en la vía pública. Así que si cualquiera de ustedes desea sentarse en una banca cerca de su casa, pasear por la playa, ir a la casa de algún amigo, o sentarse en un café, seguirá contando con la oportunidad de navegar por la web, o comunicarse con cualquiera en cualquiera parte del mundo así sea vía correo electrónico o vía Chat.

La variedad de municipios que podrán contar con el servicio es muy grande, pues desde las más grandes ciudades como Zaragoza, también se cuenta en el proyecto a otras que apenas cuentan con un par de miles de habitantes, tales como Pozohondo, en Albacete.

Estos municipios, los cuales se han inscrito ante la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones, son sólo un puñado de los 8 112 que existen en España. Esto quiere decir que aún falta mucho por hacer para que todas las localidades cuenten con este servicio.

Pero no es tan sencillo como suena. Para poder hacerlo, los municipios, en primer lugar no pueden usar recursos públicos para financiar este proyecto, para lo cual requieren de inversionistas privados. Y además de ello, las grandes ciudades, que rebasen los 600 000 habitantes, tienen el problema más difícil para establecerse como operadores. Es así que Barcelona tuvo que frenar su intención pues no cumplía este requisito y la CMT paró su proceso.

Mientras esto pasa con las grandes, las ciudades más pequeñas han tenido más facilidades, como en el caso de Avilés, con 84 000 habitantes. Victor Solla, el responsable de que Avilés cuente con el Wi-Fi público ha dicho que el acceso Wi-Fi debería ser un servicio público. Respetando la neutralidad tecnológica y no lesionando el mercado, es posible ofrecerlo gratuitamente”.