Consolas

La Dreamcast sigue viva

Es cierto que la nostalgia es muchas veces la mejor forma de mantener vivo a un ser querido, a una época pasada o a algún objeto que ya no tenemos. Pero parece que también es un buen camino para mantener con vida a una consola de videojuegos que forma parte del pasado y que poco tiene que ver con las actuales generaciones de dispositivos hogareños de entretenimiento. Observen sino el particular caso de la Sega Dreamcast, la última consola de la marca que se mantiene vigente gracias a la nostalgia de muchos de sus usuarios.

Sega lanzó esta consola hace diez años en Europa y luego de ver como sus competidoras (Nintendo, Sony y Microsoft) acapararon totalmente el mercado del entretenimiento de los videojuegos hogareños, Sega decidió que Dreamcast sería la última consola que sacaría al mercado. Pero lejos de morir eclipsada a la sombra de la Wii, la Playstation o la Xbox, la Dreamcast aún encuentra fanáticos que le rinden culto.

Y eso se observa en lo rápido que se venden las pocas unidades que se lanzan al mercado en las tiendas online que consiguen alguna consola de estas para publicar. Y es que los amantes del “retrogaming” literalmente arrebatan de las manos de los vendedores las Dreamcast que salen a la venta.