Video e imagen

Fotografía social: un estilo con arte

Entre todos los estilos fotográficos que existen, uno de los más rentables es el de la fotografía social. Este estilo está enfocado a eventos tales como: bodas, primera comunión, bautizos, aniversarios, etc.  Si bien muchas veces este tipo de fotografía ha sido discriminada con respecto a otros estilos midiendo su valor artístico, nosotros consideramos que es tan importante como la que más y como todo lo que sucede en el mundo de la fotografía, tiene mucho para aportar.

Uno de los mayores problemas respecto a esta discriminación es que muchos la consideran como un recurso para cuando el trabajo en otras esferas fotográficas comienza a decaer. Sin embargo hay muchos fotógrafos que se dedican a la fotografía social que han sido premiados por sus obras ya que han logrado encontrar su propio estilo y realizan capturas totalmente fuera de lo común.

Además es un estilo que requiere suma concentración ya que no se puede fallar en determinados momentos que son fundamentales y que suelen suceder en apenas unos minutos; tomando en cuenta que son momentos que no se vuelven a repetir. El ejemplo más cabal de esto es el beso al finalizar una ceremonia de bodas o el intercambio de alianzas.

El secreto de este tipo de fotografías es aprender a detectar lo mejor de cada persona, especialmente en los protagonistas del evento social que estás cubriendo. Encontrar lo mejor de cada uno para plasmarlo en una imagen diferente, esto es: sus mejores expresiones, algunos momentos decisivos, las emociones, y tantas otras cosas que te darán el sello propio para que tus imágenes deslumbren a quienes las observen.