Video e imagen

Fotografía analógica: ¿una especie en extinción?

En la era de la fotografía digital no es extraño que muchos se cuestionen cuál es el futuro de la fotografía analógica o de película. ¿Acaso su destino es convertirse en una pieza de museo?

En el mundo de la fotografía artística se ha formado alrededor de las imágenes de película una especie de culto, pero no encontraremos la misma defensa o uso entre los fotógrafos de eventos.

Y mucho menos aún, entre los millares de nuevos usuarios, que día a día surgen en esta oleada de fotógrafos amateurs.

Otro punto fundamental en esta cuestión son los costos a los que se enfrentan los usuarios de una u otra tecnología.

Las cámaras digitales trajeron consigo, como gran aliada, la posibilidad de disparar ciento de veces sobre un objetivo sin que eso implique que debamos gastar muchísimo dinero hasta ver los resultados obtenidos.

El poder descargar las imágenes en nuestro ordenador, corregirlas y seleccionar cuáles son aptas para la posterior impresión ha abaratado de manera considerable los costos que antes implicaba el revelado de carretes completos para finalmente, en muchos casos, quedarnos con un par de fotografías que valían la pena.

De todas formas, no es justo que una ventaja de la tecnología digital entierre años de magia que nos ha ofrecido la tecnología analógica.

¿Cuál será la respuesta de la historia? Quizás, el hallazgo de un punto intermedio nos permita decir con alegría: “¡larga vida a la película fotográfica!”

Y tú, ¿qué crees?

Fuente: Epic Edits | Imagen: Territorioscuola

 

  • Juan Márquez

    Un poquito de terminología, respecto a lo “analógico”: las cámaras digitales crean señales analógicas y las digitalizan, la película de plata nunca crea ningún tipo de señal. Analógico no es antónimo de digital sino otra forma de procesamiento de señales. Así que “Fotografía analógica”, tomada como antónimo de fotografía digital es un barbarismo(utilización incorrecta de un término). Mucho más correctos y recomendables son los conceptos de fotografía argéntica y fotografía química: el primero porque en el proceso de la película se utilizan haluros de plata (y “plata” en Latín es Argentum). Y en el segundo, porque el proceso de captura consiste en un cambio químico en el haluro de plata producido por la luz, además de que los procesos de revelado y fijado también lo son.
    Además, existen cámaras analógicas y no son precisamente cámaras de carrete: Las filmadoras de los años 90 capturan fotografía en movimiento, pero la guardaban en un medio magnético sin digitalizar. Y de la misma manera, hubo cámaras de fotografía, que por su resolución y las limitaciones de la tecnología anterior no se popularizaron. Estas eran las verdaderas analógicas, no las de película y carrete que todos conocemos.