Mas gadgetsVideo e imagen

¿Cuándo es necesario el uso del trípode?

photographers during photowalk shooting Gulhane entrance door, E

Todos los usuarios de cámaras réflex cuentan con la gran posibilidad de adosar el cuerpo de la cámara a un trípode, en cambio no todas las cámaras compactas tienen esta pequeña toma en la base que resulta fundamental a la  hora de hacer determinadas fotografías.

Este es un gran problema ya que el uso de un trípode te ayudará a resolver muchas situaciones que sin él serían imposibles de concretar.

Por eso, y para que tomes en cuenta lo importante de esta opción de anclaje a un trípode en cualquier tipo de cámara, es que hoy te enumeraremos 7 situaciones en las que contar con esta opción es determinante.

1- Amaneceres y atardeceres: todas las fotografías de salidas y puestas de sol son excesivamente complicadas de realizar sin el uso de un trípode, ya que para una toma de calidad en estas horas se requiere de un control de exposiciones que suele implicar varios segundos.

2- Agua en movimiento: si bien podemos decir que cualquier escena que implique el movimiento de un objeto o persona requiere de la estabilidad que brinda un trípode, mucho más necesario es en el caso del agua en movimiento, ya que el efecto seda que se origina en este tipo de composiciones se consigue con exposiciones muy largas.

3- HDR: si bien con la ayuda de ciertos programitas es posible hacer una foto con Alto Rango Dinámico basándonos en una toma única, el verdadero HDR es el que se consigue tomando una serie de al menos tres fotos diferentes del mismo sitio e instante pero con múltiples exposiciones. Sin trípode… ¡imposible!

4- Fotos en modo Braketing: siempre que necesites realizar una serie de fotografías de una escena única para luego equilibrar zonas, contrastes y exposiciones deberás utilizar un trípode, de otra forma es imposible la fusión de imágenes.

5- Autorretratos: o grupales contigo incluido, esto es más que evidente al menos que estés dispuesto a tener todos tus autorretratos con los hombros encogidos y los brazos extendidos hacia delante. Otra situación muy común son las fiestas en las que nunca sales en las fotografías por estar detrás de la cámara. Con un trípode resuelves estos inconvenientes.

6- Panorámicas: en este caso, si bien deja de ser un indispensable, debemos aclarar que aunque todos hemos realizado cientos de panorámicas sin el uso del trípode y con la ayuda de los programas para montado de las mismas se obtienen resultados muy aceptables; la diferencia es inmensa cuando las hacemos usando un trípode.

7- Luces nocturnas: en una fotografía nocturna de por sí es fundamental el uso del trípode por el escaso nivel de iluminación, pero más aún si lo que quieres capturar es una postal urbana con esas estelas de luces que dejan los automóviles en movimiento.

Y tú, ¿tienes alguna otra situación como estas para compartir con nosotros?