Mas gadgets

Compañías farmacéuticas en redes sociales

Compañías farmacéuticas en redes sociales

La proliferación del uso de Internet por parte de la población general es una realidad que ya se ha extendido a todos los ámbitos, siendo el empresarial uno de ellos.

La presencia en el mundo online y en las redes sociales comienza a ser un requerimiento esencial y una potente herramienta de marketing a la que no hay que darle la espalda.

Las redes sociales permiten una difusión mucho más rápida de los mensajes que se quieren transmitir, consiguiendo una viralidad que muchas veces se torna natural, según el manejo de estos canales de comunicación y la información transmitida. Llegar a estos es lo idóneo en el mundo digital, y cómo conseguirlo es la clave.

Hay sectores que se han amoldado muy bien a esta nueva era como el de la belleza o la moda, y el de la salud, también, aunque este último va adaptándose a otro ritmo, poco a poco, debido sobre todo a lo delicado de los temas a tratar. Todo esto a pesar de que precisamente la salud es una de las temáticas más buscadas en la Red.

Ya se habla de la “medicina participativa” y de la forma de llegar a los pacientes por parte de las empresas implicadas en este mundo, especialmente de las compañías farmacéuticas cuyo papel y responsabilidad en el mundo de la salud es evidente. Por eso, en una época como la actual es importante que este tipo empresas sepan cuáles son las necesidades de las comunidades de salud en el entorno digital y qué herramientas son las más recomendables para difundir información y satisfacer las demandas de los pacientes.

En este panorama nos encontramos con claros ejemplos de compañías farmacéuticas que han dado ese paso de gigante y se han adentrado de lleno en todo lo que conlleva el mundo online. El laboratorio homeopático Boiron es uno de los ejemplos más claros que además de tener varios portales en Internet se ha amoldado a las nuevas tecnologías incorporándose a redes sociales como Facebook o Youtube, entre otros, dos canales muy potentes para difundir mensajes.

La clave es no tener miedo, dar ese primer paso, analizando bien cada estrategia y qué demanda el usuario, porque en definitiva lo que quiere éste es información, pero una información que sea veraz, que le ayude. Y al final del proceso él la sabrá valorar positivamente favoreciendo, casi sin querer, ese posicionamiento natural que tanto buscan las empresas en Internet.