Frikadas

Carteles que sangran cuando llueve para prevenir accidentes

En Nueva Zelanda han desarrollado un innovador método publicitario para limitar la inseguridad que hoy en día hay en todas las carreteras del mundo.

Apelando a la conciencia de los conductores, no por las tradicionales vías educativas que en algunos casos imputan no haber tenido el resultado esperado, el gobierno neozelandés de Papakura ha apostado una serie de carteles a lo largo de sus carreteras que constan de fotos con caras de niños que al llover comienzan a sangrar a través de la nariz, labios, ojos y oídos; como si fueran las víctimas de un accidente.

Con esta medida, harto efectista, se intenta disminuir la cantidad de accidentes fatales de tránsito que se potencian cuando comienza la lluvia; y aparentemente lo habrían logrado.

Es curioso que no haya causado más accidente de los que en principio ha evitado, ya que el espanto que genera semejante espectáculo a más de uno debiera haber sacado de sus carriles.