Video e imagen

Body art, un estilo fotográfico que deslumbra

Hay un nuevo estilo fotográfico basado en la utilización de un modelo humano para mimetizarlo con el entorno en el que se captura la imagen, convirtiéndolo en parte del paisaje, del fondo o de la escena misma, de manera tal que se lo invisibiliza creativamente y bajo diferentes conceptos y estilos. Esta nueva forma de utilizar la imagen se llama body art, y además de sorprendente alcanza niveles de belleza y estética pocas veces vistos.

Como con todos los estilos fotográficos cada artista hace de él una herramienta para manifestar sus inquietudes, sus críticas, su visión del mundo o simplemente para convertirlo en objeto de admiración. El body art no ha sido la excepción a la regla, veamos pues las diferentes formas en que se lo ha utilizado hasta ahora.

- Crítica social: artistas como Désirée Palmen, fotógrafa holandesa, usan a sus modelos para camuflarlos con el entorno urbano o paisajístico que los rodea hasta hacerlos desaparecer y convertirlos en parte de la escena. Su propuesta generalmente tiende a incitar una reflexión acerca del estilo de vida que llevamos y, especialmente en el caso de Palmen sobre la vigilancia que existe sobre los fotógrafos no permitiéndoles trabajar libremente, Esta es justamente la contracara de artistas como Liu Bolin quien con cada una de sus creaciones intenta mostrar el poco valor que como sociedad le damos a nuestros artistas, hasta invisibilizarlos.

- Puramente estética: quienes se destacan en este uso del body art son las fotógrafas Cecilia Paredes, peruana; y la australiana Emma Hack. Estas dos artistas buscan a través de este novedoso estilo obtener imágenes de una estética elevada, su objetivo es sin dudas deslumbrar a sus espectadores a través de su arte, con imágenes casi poéticas en las que sus modelos se funden armoniosamente con el fondo de la escena. Ejemplo de esto es la imagen que ilustra este artículo que pertenece a Emma Hack.