Mas gadgets

10 razones para NO usar un GPS

Gps

Hace poco habíamos hecho un extenso artículo en donde enumerábamos las bondades de estos sistemas de navegación llamados GPS. Pero, hay que decirlo, toda cosa que tiene sus pros, también tiene sus contras, de eso no tengan la menor de las dudas.

Por esta misma razón, ahora vamos por la revancha y elaboraremos una lista en donde, justamente, nos quejamos de aquellas cosas que estos elementos tienen como déficit, a pesar de que se supone que tendrían que ser útiles. Demás está decir, se esperan vuestras pertinentes adiciones. Estoy seguro que más de uno de ustedes tiene alguna historia negativa junto a un GPS. Y también a ustedes corresponden las valoraciones finales: ¿es o no es ventajoso este sistema finalmente?

1- Un mapa no deja de ser un mapa. Y no hay que olvidar que mucha gente no se lleva bien con ellos. A veces, la intuición o los carteles callejeros terminan siendo mejor indicativo que este tipo de artefactos que nos pueden dejar en cualquier sitio menos el que esperábamos.

2- Necesitamos sí o sí tener un GPS relativamente actualizado o con las hojas de ruta en perfecto estado, porque, de lo contrario, podemos llevarnos un chasco. Es probable que terminemos tomando atajos para nada convincentes, como caminos de tierra o territorios intransitables.

3- Muchas de las mejores cosas que parece permitir un GPS no son tan factibles de realizar si uno no tiene un aparato que esté conectado a una central o un servidor que vaya recibiendo las coordenadas. Por eso mismo, la ilusión de ponerle un GPS oculto a tu novia cuando dice que sale con sus amigas, sólo quedará en eso. Al menos de momento.

4- Los GPS de última generación son tremendamente costosos y mucha gente ni puede considerar en comprárselos. Y los GPS baratos, esos que puede tener cualquiera, suelen tener más errores que una versión beta de un sistema operativo emitible a futuro.

5- Ya no podrás ufanarte más ante tus pares cuando aciertes un camino correcto o cuando propongas una ruta y sea la adecuada. Ahora será un frío pedazo de materia sintética el que se llevará todos los aplausos. ¿Permitirías algo semejante?

6- ¿Realmente necesitamos que un gadget nos diga a dónde debemos ir a comer, a qué lugar podemos ir a beber una copa o dónde hay un cine para ver una película? Yo, personalmente, soy de los que prefiere investigar por mis propios medios si estoy fuera de casa.

7- Ya sé que no es lo más probable que suceda, pero que puede pasar, puede pasar: los sistemas de navegación por GPS pueden ser hackeables fácilmente, añadiendo así una importante peligrosidad en otorgarle toda nuestra confianza a esta “brújula moderna”. ¿Y qué tal si has sido víctima de uno de estos piratas cibernéticos y acabas en el extremo opuesto de dónde tenías que ir?

8- Los GPS reducen la sociabilidad. ¿O no te has puesto a pensar en cuántas personas han terminado siendo amigos, parejas, compañeros o lo que sea por preguntarle a la otra donde quedaba esa estación de servicio o cuál era el camino conveniente para llegar al parque?

9- Todo hace creer que el sistema de los GPS, a pesar de su progreso, será desplazado por el ambicios Proyecto Galileo, que será, al parecer, EL sistema de navegación en el futuro. Será abierto para cualquier tipo de uso civil y se calcula que el cambio será revolucionario con respecto al GPS. ¿La contra? Recién saldría a la venta en el 2011.

10- ¿Qué derecho tiene un aparatejo a venir a decirme a mi por donde tengo que tomar un camino? ¿Acaso no tengo derecho a perderme como a tantos otros les habrá sucedido en algún momento de sus vidas?

Si quieres, puedes contrastar la información con nuestra nota acerca de las 10 razones para usar un GPS para sacar tus propias conclusiones.